El zen, el camino a la iluminación

El zen es un término tan prostituido e incomprendido en oriente que incluso da vergüenza mencionarlo, el en no significa tener una cajita con arena y dibujitos en ella, ni piedritas una sobre otra, ni tampoco inciensos al por mayor. El zen no se puede explicar y quien diga que lo puede explicar no lo conoce.

Existen muchos componentes del zen, y todos buscan la iluminación, si quisiera ejemplificar parte el proceso del zen podría utilizar la frase “yo quiero felicidad”, elimina el yo y obtendrás “quiero felicidad”, pero hay que eliminar el querer para tener “felicidad”, pero esto no basta, hay que eliminar la felicidad. Pero, ¿cómo?

El budismo zen no busca felicidad, ni paz, ni esas cosas que la gente quiere para sentirse bien, la cultura occidental es egoísta por naturaleza y esto va en contra de cualquier religión. El budismo zen busca la disociación, un estado de apatía en el que la felicidad o la tristeza pierden el sentido, ese punto donde todo es todo y es nada.

Existe tanto camino dentro del zen, tanto misterio y momentos de éxtasis, pero solo es el camino a la iluminación, cuando descubres la insignificancia de tu ser y a la vez trascender y formar parte del todo. Uno de mis cuentos favoritos es “en busca del toro”

  1. En busca del toro.- El hombre no conoce su propia naturaleza, pero ya ha iniciado la búsqueda
  2. Encontrar la senda.- El hombre comienza a encontrar lecturas sobre el tema, a practicar yoga o a meditar, ve que otros han seguido ese camino, su búsqueda cobra sentido
  3. El primer vislumbre.- El hombre comienza a tomar conciencia de su propio ser, comienza a ver el todo a lo lejos
  4. Capturar el toro.- El hombre captura al toro, pero este lucha, no se rinde jamás. EL toro es el instinto animal del hombre
  5. Domar al toro.- El hombre logra controlar al toro, pero no por la fuerza sino conociéndolo, el hombre lo lleva por la rienda, dando a entender que tiene el control
  6. Montar el toro hacia el hogar.- El hombre va montado en el toro, ya no lo lleva de la rienda, sino que ahora están en comunión, el hombre ha aprendido a sacar provecho de su ser, el toro y el hombre van juntos en armonía, hacia un destino común
  7. El toro trascendido.- El hombre aparece solo, ya no hay toro, el toro se ha fundido con el hombre, ya son uno mismo
  8. El toro y uno mismo transcendidos.- Ya no hay hombre ni toro ni nada, ya se fundieron, ya trascendieron
  9. Regreso al origen.- La naturaleza se muestra en todo su esplendor, el hombre es el mundo, el mundo está en él y él en el mundo y ambos son uno solo
  10. En el mundo.- El hombre trascendido puede ayudar a los demás
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s