Una abeja está obligada a hacer miel

Maravillan aquellas palabras que producen entendimiento. En la cultura a la que pertenezco, me parece, no existe un equivalente a “Ikigai” (生き甲斐,): una razón para existir.

Ikigai es como los japoneses llaman a lo profundo y especial que da sentido a nuestra vida.

Para nosotros es común escuchar que todos tenemos una ‘misión en la vida’, pero suele entenderse como algo a lo que llegamos porque de algún modo era parte de nosotros, como si estuviera escrito. Sin embargo, Ikigai es más como algo cotidiano, lo que hace que te levantes todos los días, no porque tienes que hacerlo sino porque brinda satisfacción y sentido día con día. Y no hay que decir que levantarse cada mañana representa un verdadero esfuerzo.

Es importante resaltar que el Ikigai es una decisión y es en buena medida lo que hace interesante a este concepto. John Steinbeck, un conocido escritor estadounidense, plantea en Al Este del Edén (1952) que es la capacidad de elección lo que hace al hombre verdaderamente humano. “(…) <<Tú podrás>> hace al hombre grande, lo pone al lado de los dioses, porque a pesar de su debilidad (…) todavía le queda la gran libertad de escoger. Puede escoger su camino, luchar y vencer.”

¡Pero imaginen la gloria que representa la facultad de escoger! Gracias a ella el hombre es hombre. Un gato no puede escoger, una abeja está obligada a hacer miel. Aquí no hay ninguna clase de piedad.”

Una persona no nace conociendo su Ikigai. Sin duda se trata de una búsqueda y de hacerse conscientes de lo que te da fuerza. También de aceptarlo y en ocasiones no es sencillo, pero lo vale.

En la vida hay cientos de escenarios y sucesos que no dependen de uno mismo, algunos que se disfrutan y otros en los que hay que luchar, pero si se sabe por qué hay que pasar por lo bueno y lo malo, entonces los días no solo transcurren, sino que se vuelven parte de algo íntimo.

Es curioso cómo el idioma puede describir un mundo entero y explica la forma de pensar y actuar de una cultura. Acaso es posible explicar por qué los pobladores de Japón se encuentran entre los más longevos del mundo, pues su ikigai los vuelve importantes, su presencia en ese lugar y en ese momento tiene sentido.

Alguien muy sabio me dijo hace poco que cada momento, todos los días son una elección. Es cierto y hoy he decidido compartir algo que he aprendido porque vale la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s