El don de la palabra

Una idea que no puede ser expresada se pierde en el tiempo

Nuestro mundo está hecho de ideas llevadas a la práctica, es ahí donde la transición del poder ser al ser cobra una importancia crucial. Hoy en día vivimos en un mundo donde todos gritan y nadie escucha, las palabras son para nosotros algo tan común y corriente que poco a poco hemos olvidado su valor. La palabra le da forma a nuestra realidad, y es ahí donde radica su importancia. Si algún día le dijera a mi esposa que es fea le causaría una herida muy profunda, aunque sea una mentira, así mismo el decirle que es hermosa todos los días la hace sentir bien, aunque ella ya sepa que es hermosa. Hay que dar el uso correcto a las palabras, usarlas como un bien preciado.

Ser impecable con las palabras significa darle el uso correcto al lenguaje, utilizar la palabra correcta para cada cosa y la conjugación apropiada para lo que se quiere platicar. Los momentos en la vida que determinan el éxito o el fracaso siempre requieren el expresarse debidamente, un “¿quieres casarte conmigo?” definitivamente es mejor que “es que este… yo.. ya sabes, ¿te gustaría que nos.. este.. casáramos?”. En un examen de grado o profesional, en una entrevista de trabajo, a la hora de proponer un proyecto o invitar a una persona a formar parte de tu vida el uso debido de las palabras hará la diferencia.

Así como las palabras deben considerarse un bien preciado, hay que saber cuando callar. Hay circunstancias en las que las palabras que salen de entre los labios se irán directamente al vacío. Nunca se debe hablar cuando alguien más lo está haciendo, así como tampoco nadie debe discutir con un necio. Las palabras deben ser como los golpes en una pelea, pocas pero contundentes. Otro aspecto importante que pocos toman en cuenta es que las palabras tienen el poder del decreto, hay que evitar las frases destructivas como “qué flojera”, “soy tonto”, “no sirvo”, etcétera, el poder de las palabras es tan grande que se trasminan en nuestro ser, de modo que todo lo que se dice constantemente termina siendo una realidad para nosotros. Es por esto que hay que utilizar las palabras para decretar cosas buenas como “sí se puede”, “soy bueno en esto” o “lo voy a lograr”.

Anuncios

Un comentario sobre “El don de la palabra

Los comentarios están cerrados.