Los caminos del Zen

No es ese momento de relajación momentánea stone-316225_960_720cuando miras unas piedras apiladas, actualmente el Zen es como una moda de la gente que vive estresada y necesita algo que la libere, pero es que ni mil piedras ni mil jardines nos salvarán de nuestros malos hábitos.

garden-665015_960_720

 

El zen es una filosofía, no una religión, vaya, no es Budismo ni Shintoismo, aunque claro está que tiene sus raíces en el budismo, sí, compasión, humildad, desapego material y emocional, etcétera. Cosas que en otras religiones suenan tan drásticas como “si tu hermano te golpea pon la otra mejilla” o “deja todas tus riquezas y sígueme” y que en palabras de Ghandi sonarían ten filosóficas  hermosas.

El zen no obrará milagros en ti, de hecho el zen no hará nada por ti, pudieras estudiar el zen por años sin encontrar nada parecido a la iluminación. El camino de la iluminación se recorre sólo y con las manos vacías. ¿Qué quiere decir esto? Actualmente vivimos en la era del hedonismo, vivimos en la búsqueda constante por la gratificación instantánea, nos rodeamos de comodidades, placeres y bienes materiales. No está mal el que nuestras familias vivan de forma cómoda y digna, mas es un error el desear mucho y no querer perder nada.

Este es un cuento zen

Existía un hombre muy rico que a pesar de tener mucho dinero tenía una naturaleza mezquina. No soportaba el hecho de gastar ni siquiera un centavo de su dinero.
Un hermoso día, el Maestro Ch`an (Zen) Mo (silencioso) Hsin (divino) fue a visitarlo.
-El monje dijo: “Suponga que mi puño estuviera cerrado así para siempre, desde el nacimiento hasta la muerte, sin cambio; ¿cómo llamaría a esto?…”
-“Una anormalidad (deformación).”
-“Suponga que esta mano estuviera abierta así para siempre, desde el nacimiento hasta la muerte, sin cambio; ¿cómo llamaría a esto?…”
-“Eso también sería una anormalidad.”
-“Sólo es preciso que usted comprenda lo que acabamos de conversar, para que se convierta en una persona rica y feliz.

Leamos esto

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios.

Marcos 10:25

¿En qué consiste la felicidad, el éxito? ¿Qué quieres hacer de tu persona? Es un camino difícil en verdad, primero hay que creer, para creer hay que conocer y para esto hay que escuchar. Desgraciadamente es algo tan difícil en estos tiempos.

Nosotros los indios sabemos del silencio. No le tenemos miedo.

De hecho, para nosotros es más poderoso que las palabras…

Nuestros ancianos fueron educados en las maneras del silencio, y ellos nos transmitieron ese conocimiento a nosotros. Observa, escucha, y luego actúa, nos decían. Esa es la manera de vivir.

Observa a los animales para ver cómo cuidan a sus crías.

Observa a los ancianos para ver cómo se comportan.

Observa al hombre blanco para ver qué quiere…

Siempre observa primero, con corazón y mente quietos, y entonces aprenderás.

Cuando hayas observado lo suficiente, entonces podrás actuar.

Con ustedes es lo contrario. Ustedes aprenden hablando.

Premian a los niños que hablan más en la escuela.

En sus fiestas todos tratan de hablar.

En el trabajo siempre están teniendo reuniones en las que todos interrumpen a todos, y todos hablan cinco, diez o cien veces… y le llaman “resolver un problema”.

Cuando están en una habitación y hay silencio, se ponen nerviosos. Tienen que llenar el espacio con sonidos.

Así que hablan impulsivamente, incluso antes de saber lo que van a decir.

A la gente blanca le gusta discutir. Ni siquiera permiten que el otro termine una frase. Para los indios esto es muy irrespetuoso e incluso muy estúpido…

Siempre interrumpen.

Si tú comienzas a hablar, yo no voy a interrumpirte. Te escucharé.

Quizás deje de escucharte si es desagradable lo que estás diciendo.

Pero no voy a interrumpirte… cuando termines, tomaré mi decisión sobre lo que dijiste, pero no te diré nada si no estoy de acuerdo, a menos que sea importante… por el contrario, simplemente me quedaré callado y me alejaré.

Me has dicho lo que necesito saber…

No hay nada más que decir.

Pero eso no es suficiente para la mayoría de la gente blanca.

La gente debería pensar en sus palabras como si fuesen semillas.

Deberían plantarlas, y luego permitirles crecer en silencio.

Nuestros ancianos nos enseñaron que la tierra siempre nos está hablando, pero que debemos guardar silencio para escucharla.

Existen muchas voces además de las nuestras. Muchas voces…

“Guarda tu lengua en la en la juventud” dijo el viejo jefe Wabashaw, “y en la madurez quizá madures un pensamiento que sea de utilidad a tu pueblo”.

(Ohiyesa/Dr.Charles A. Estman, Dakota santee, 1902)

Déjalo todo, deja de querer tener la razón, deja de querer tener…  Siéntate un día a escuchar qué te dice tu cerpo, mira como las cosas pasan sin que hagas gran cosa quizá veas que el mundo sigue sin ti y eso está bien, luego serás parte del mundo, sí, suena raro. Nadie dijo que el zen fuera sencillo de entender.

Anuncios