Esclavos de la tecnología

Estos días me he encontrado reflexionando sobre lo que la tecnología nos permite hacer y a la vez en qué clase de personas nos convierte. En alguna entrada anterior había comentado que el cerebro es muy tramposo y trata de ahorrarse lo más posible en cuanto a fatiga, ¿cómo afecta entonces la tecnología en nuestra forma de pensar?. Doy clases en una universidad y cada vez es más frecuente encontrar que los asistentes a la clase, digo asistentes porque difícilmente les podría llamar estudiantes, ya no toman apuntes en el cuaderno, sino que escriben en la tablet o portátil o toman fotos del pintarrón. Claro que si el día siguiente hago alguna pregunta sobre el tema anterior no tienen memoria al respecto. Algunos dirán que el profesor debe adaptarse a las nuevas tecnologías y sacar provecho de ellas, que el aprendizaje no es el mismo y un sin fin de etcéteras; pero yo diré que las tecnologías deben ser un refuerzo de los procesos cognitivos y no un reemplazo.

calligraphy-998332_960_720

Es indudable que hoy en día estamos en un periodo bastante tranquilo en términos generales, al menos si lo comparamos con los años cuarentas o cincuentas. Ahora los jóvenes viven en un mundo donde no batallan para casi nada, si nos detenemos a pensar, tenemos acceso a bastantes bienes y herramientas, más que antes. Yo me pregunto qué clase de apoyos tecnológicos existían cuando se trabajó en el desarrollo de la primer bomba atómica, con qué potencia de cómputo se contaba cuando se lanzaron los primeros satélites al espacio y cuando se rompió la barrera del sonido. Si sacamos una relación entre los avances prácticos que se obtuvieron y la tecnología con la que se disponía y la comparamos contra lo que se hace actualmente en comparación con los recursos con los que contamos actualmente, ¿qué proporción se obtendría? Es decir, hoy en día cualquier teléfono móvil cuenta con más poder de procesamiento que las computadoras con las que se contaba en los años sesenta. En un estudiante de ingeniería lleva consigo lo que antes era considerado una supercomputadora, así que no debería tener problemas para calcular lo que antes era todo un reto, pero esto no pasa. ¿Será que me he vuelto demasiado exigente? ¿Demasiado crítico? Si de pronto pregunto cuánto es 200/3 me encuentro con que todos sacan la calculadora… He revisado exámenes donde el alumno reprueba porque no sabe introducir las operaciones en la calculadora y los errores son tan obvios como que 2/3 = 0.333333.

¿Existe la adicción al smathphone?

http://www.centroadiccionesbarcelona.com/crees-que-eres-adicto-al-movil-descubrelo-con-este-test/

640px-smartphone_zombiesOtra cuestión social importante es la adicción, más allá de la dependencia, a la tecnología. No incluiré una encuesta de esas que hay de cuantos accidentes viales hay por causa del teléfono, y es que si de por sí es malo hablar por teléfono mientras se conduce tanto más lo es textear. En una ocasión me detuve en un crucero a ver cuantos iban en marcha y con la vista en el teléfono, obtuve un 3 de cada 5. Y es que para la mente la generación de hábitos malos es sumamente fácil, así que, como se lee en la liga anterior la adicción al móvil existe. ¿Cuál es la línea que separa una necesidad de un hábito o de una adicción?

Tal parece que nos estamos volviendo menos inteligentes

http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-2730791/Are-STUPID-Britons-people-IQ-decline.html

El articulo del Daily Mail explica que quizá una causa sea que las personas más inteligentes se reproducen menos que otras, pero hay otras causas. L3844287305_095221a70ea naturaleza es sabia y debemos que recordar que no le gusta desperdiciar, si la epigenética es fundamental en la evolución, ¿qué ocurrirá con nuestra carga genética si no tenemos la necesidad de resolver problemas difíciles o no tenemos necesidad de realizar grandes esfuerzos? Existe una razón muy simple por la cual los peces no tienen patas y nosotros no tenemos escamas, es porque los peces no necesitan caminar y porque nosotros no necesitamos ese tipo de protección. Entonces, repitiendo la pregunta, ¿qué ocurre con nuestro cerebro si en las escuelas no se obliga a que los estudiantes realicen procesos elementales como la lectoescritura, realizar operaciones algebraicas sin usar la calculadora, fomentar la actividad física, etcétera? Haciendo uso de nuestro intelecto hemos creado máquinas que nos facilitan la vida, ya sea que nos lleven de un lado a otro, que nos faciliten el preparar la comida, ¡incluso se está trabajando en máquinas que piensen por nosotros! ¿Entonces qué rumbo tomará nuestra evolución si reducimos nuestra necesidad de resolver problemas cotidianos, desde lo físico hasta lo intelectual?

Otro efecto extraño que todos hemos notado es que de pronto una herramienta cualquiera se convierte en “la herramienta”, a veces nos hacemos tanto de algo que ese algo se convierte en lo único en lo que pensamos. Por ejemplo, servicios de mensajería hay muchos, pero para algunos el no tener whatsapp los convierte en en seres inaccesibles, aun habiendo otras opciones como  sms, hangouts, telegram, llamada directa, correo electrónico… etcétera. Lo que ocurre es que nos acostumbramos tanto a utilizar una herramienta que nuestro panorama se vuelve tan estrecho que ya no vemos otras cosas. Así que, si los jóvenes sacan la calculadora hasta para sumar 2+2, quizá es porque se les ha olvidado que pueden hacerlo con la cabeza. Por costumbre ciertas tradiciones se han perdido, por ejemplo hoy en día es raro recibir visitas o ir a visitar a un buen amigo, al fin y al cabo está en facebook o en whatsapp, no recordamos el número telefónico de nadie porque todo está en el móvil. ¿En donde está nuestra memoria? Los buenos recuerdos, las visitas a nuestros amigos, ¿dónde están? Antes estaban en nuestras cabezas, ahora se encuentran en algún lugar de “la nube”

Yo me pregunto cómo debemos utilizar la tecnología, hasta qué punto deja de ser un apoyo para convertirse en un reemplazo. Si es que ahora la gente hace ejercicio para tener salud y/o verse hermosa, ¿cuando la gente comprenderá la necesidad de ejercitar la mente? Otra cuestión importante, como siempre es pensar en qué es lo que uno necesita realmente.

Anuncios