Un año que se va y otro que llega

Y henos aquí, en las últimas horas del año esperando que el año que viene sea menos feroz que este que se va. 2016 nos deja con la ausencia de varios artistas queridos por unos y por otros, el para muchos ascenso del fascismo en USA, la huída de ex gobernadores estatales que comparten apellido y reputación (Chihuahua y Veracruz) y otras cosas que a muchos les quitan las ganas de seguir viviendo en este planeta; por otro lado el 2017 nos llega con un fuerte aumento en los precios de gasolina y diesel, lo cual obviamente trae con sí aumentos en otros (por no decir todos) los productos que la gente necesita para vivir.

a4zm4lz_700b

En lo personal un año que se ha parecido más a un yunque que a otra cosa, lleno de cambios buenos y malos, y aunque las cosas al final salen bien el susto y el trancazo ya han sido dados. Para muchos 2016 fue un año de pesimismo, aunque haya sido año de olimpiadas en Río, para olvidar por un momento que Brasil estaba en crisis. Quizá el 2016 haya sido mejor que otros años recientes y algunos nos dejamos arrastrar por la corriente de derrotismo y paranoia de las redes sociales, pero desgraciadamente en este año fue una norma que se anduviera esperando el garrotazo desde cualquier parte.

avd4lqw_700b

La pregunta es, ¿esperamos un 2017 porque creemos que será un buen año o porque el 2016 ha sido como el interior de una licuadora encendida? Por lo pronto el ciclo que viene nos espera con una vida muy cara para los mexicanos, probablemente con inicios de un problema migratorio fuerte debido a las deportaciones y con una tensión mundial como la que se tuvo en 1914.

¿Qué sigue para 2017? ¿Esperanza, repunte? Lo que los años le enseñan a uno es que el mundo sigue girando y el pasto crece sin que uno tenga que hacer nada al respecto, entonces, ¿qué sigue? Seguir adelante, ajustar gastos si es necesario y portarse bonito. Uno debe de aprender que las mejores cosas, como una taza de café bien hecha o un paseo en motocicleta, no son tan caras como otras cosas que resultan siendo más banales.

Anuncios