Apple, Jobs y sus lecciones de liderazgo

Realmente no soy afecto a las cosas caras, de hecho nunca entendí el culto que le tiene la gente a las cosas de Apple, es decir, computadoras de 1,600 dólares que ofrecen el mismo hardware que una de la mitad de precio no es algo por o cual pagaría. Sin embargo tengo algo que aceptar y admirar de las decisiones tomadas por Steve Jobs en su momento.

Si hiciéramos un repaso por su historia veríamos que su vida no fue fácil, que quizá fue una persona conflictiva, que fue despedido de su propia compañía y lo regresaron para salvarla de la quiebra, y que luego creó productos admirables como la iMac y el iPod, sin dejar de lado el iPad y el iPhone. En efecto, sus productos forman un ecosistema cerrado, no los puedes reparar, ni siquiera verlos por dentro, además son muy caros en comparación con otros que ofrecen características similares, por ejemplo una computadora Apple con 128GB de SDD, 8GB de RAM y un i5 a 1.7GHz cuesta 1,600 dólares, mientras que una de otra marca con 512GB SDD, 8GB de RAM y un i7 cuesta sólo $800 . Entonces, ¿qué es lo que Apple te vende?

Steve Jobs, Lecciones de liderazgo

Hace poco compré un libro llamado “Steve Jobs, Lecciones de liderazgo”, en este libro explica algunas cosas que me hicieron comprender un poco el éxito que este señor le dio a su compañía.

Concéntrate

Para el tiempo en que Jobs volvió a Apple esta empresa vendía de todo, tenía asistentes personales como la Palm, cámaras fotográficas, y centros multimedia,  la empresa estaba diversificada en un montón de accesorios que a casi nadie le interesaban. Cuando Jobs volvió simplemente decidió descartar los productos no esenciales, había que hacer poco, pero hacerlo excelente.

Simplifica

“La sencillez es la máxima simplificación” Acceder a cualquier función en menos de tres clics, que un producto no requiera manual de usuario, que sea intuitivo, eso buscaba Jobs en sus productos.

Responsabilízate de todo el proceso

Esto explica el por qué los productos de Apple viven en un ecosistema cerrado, software de Apple sobre hardware de Apple, la compañía lleva un producto de la mano desde que es concebido hasta que lo compras en la tienda, y esto permite controlar tanto la calidad del producto como la experiencia del usuario.

Transmite

Jobs se preocupaba mucho por la experiencia de usuario, trabajó en el diseño de los empaques del iPod y el iPhone, le interesaba que la experiencia desde abrir la caja condicionara la percepción del producto.

Exige la perfección

Cuando estaban diseñando el primer iPad a Jobs no le gustó, su diseño era muy formal y no era cómodo para llevar con una mano, así que decidió que debían hacerlo con los bordes redondeados, para que diera una imagen más amigable y fuera más cómodo, de hecho esto retrasó el lanzamiento del producto, incluso se preocupaba por las partes que no se veían.

Mi opinión

Estas son solo algunos ejemplos que leí en este libro, en cuanto a mi experiencia personal con los productos de Apple no ha sido mucha, hace mucho tuve un iPod shuffle, el más pequeño de la familia, los audífonos eran cómodos y sonaban bien, el aparato era cómodo y la batería le duraba bastante. Anduve de ahí para allá en mi bicicleta y en el autobús, lo disfruté mucho hasta que me tuve que deshacer de él, aunque en aquel tiempo mi gusto musical no fuera muy desarrollado. Con el paso del tiempo fui adquiriendo un gusto musical un poco más “intelectual”, por así decirlo, comencé a disfrutar la música clásica, Sarah Brightman, Vangelis, Enya, Yanny y de ese tipo en general, así que uno de mis gustos es sentarme a escuchar música mientras fumo un buen tabaco o tomo una taza de café, como puede esperarse me volví un poco exigente con la calidad del audio, aunque mis posibilidades no me permitieran invertir mucho en ese rubro.

Hace poco tiempo tuve la fortuna de recibir un dinero extra y decidí ir con mi esposa a la tienda de Apple a comprar un iPod shuffle, para cada uno. Aunque la experiencia en la tienda me pareció un poco frívola presté atención al empaque del producto, como había leído en el libro el empaque era bonito, bien cuidado, nada fuera de su lugar, me gustó abrir esa pequeña caja y extraer el pequeño aparato, incluyendo una calcomanía con la famosa manzana. No tuve problemas para poner música al dispositivo, pude hacerlo desde Rhythmbox, lo cual ya era una ganancia, me puse los audífonos y eran tan cómodos como los recordaba, luego recordé la sencillez de mover un interruptor y simplemente ponerme a escuchar música. Sabía que a Jobs le gustaba mucho la música y que cuando trabajó con ese reproductor había puesto mucha atención en la calidad del sonido, pero honestamente no recordaba lo bien que sonaban esas cosas, tengo audífonos que costaron lo mismo que el iPod y no suenan tan bien, con el iPod cada instrumento se escucha en donde debe estar, la música suena brillante y profunda a la vez. Por eso recordé ese libro que había leído, ¿qué vende Apple? Esa era mi respuesta, sabía que el producto no me decepcionaría, de echo era mejor de lo que recordaba, aunque dudo que algún día me compre una Mac debo reconocer que sus productos son muy buenos.

Me gustó mucho el libro que comenté, les dejo la referencia por si lo gustan leer.

En Google libros

En Ghandi

En iTunes

Anuncios