Centro histórico de la Ciudad de México

Centro histórico de la Ciudad de México, a 26 de junio de 2017

En mi visita a la Ciudad de México pasear por el centro histórico era una obligación que cumpliría con mucho gusto, el centro histórico es un lugar con mucha historia y secretos que han sido descubiertos con el paso de los años. Las excavaciones durante la construcción del metro o por parte de la compañía de luz y fuerza han ido develando antiguos monumentos que fueron enterrados por los urbanistas en el virreinato.

El primer edificio que quise visitar fue la catedral metropolitana, edificio insignia de la fe católica y que, de forma irónica, se encuentra construida sobre y con elementos del templo mayor donde los aztecas realizaron miles de sacrificios humanos. Uno podría pensar que los españoles llegaron e iniciaron la construcción de la catedral sin haber prestado atención al las condiciones del suelo tan ya mencionadas en mis escritos sobre esta visita a la ciudad, pero los constructores de aquella época eran más sabios de lo que se pensaba. Fueron tan astutos que utilizaron técnicas de los indígenas para la cimentación de la catedral, enterrando grandes pilotes de madera que crearan la sustentación necesaria en el suelo, así como la reducción del tamaño del proyecto para aligerarlo un poco. Cabe destacar que los constructores fueron lo suficientemente agudos como para utilizar otros materiales más ligeros (al igual que los propios aztecas) como el tezontle por ejemplo.

portrait-1957382_1920

A pesar de haber tenido precaución con respecto a las condiciones del suelo, la catedral que inició su construcción formal en 1573 se fue inclinando lentamente, se sabía que habría hundimientos, el problema es que estos se dieron de forma irregular, así que para el siglo XX ya se notaban deformaciones importantes en su estructura y en 1990 inició el proceso de restauración, el cual consistió en, en cierto modo, en rehacer los cimientos de la catedral y volverla a enderezar, garantizando que el hundimiento natural fuera homogéneo. El trabajo fue tan bueno que actualmente se ha retirado a la catedral de la lista de monumentos históricos en peligro.

26
Zunchado de las estructuras de la catedral
29
Deformación visible a principios del siglo XX
30
Corrección de las deformaciones

Una vez más se hace patente la pericia de los ingenieros mexicanos, los cuales tuvieron la audacia y los conocimientos suficientes como para excavar pilotes de concreto bajo los mismos cimientos de la catedral, un edificio de más de 4 siglos de antigüedad, analizar el daño y las cargas en las columnas y poco a poco volverlas a enderezar.

Pendiente 13

Siguiendo con mi visita caminé unos cuantos metros y visité lo poco que queda del Templo Mayor, leyendo un poco sobre su descubrimiento me asombra saber que en el siglo XIX, 300 años después de la conquista no se tenía una idea clara de donde estaba el templo, qué rápido se olvidan las cosas o, mejor dicho, qué fácil es borrar la historia, lo cual me hizo reflexionar sobre las ideas del Dr Rodriguez.  A principios del siglo XX se tenía idea de la ubicación, pero no se podía hacer gran cosa ya que sobre el templo había casas, era un barrio cualquiera con casas habitación y la gente no quería irse. Ya se habían descubierto algunos vestigios como la Cuatlicue y el Calendario, pero no fue hasta 1972 cuando la Compañía de Luz y Fuerza estaba haciendo excavaciones para el metro y encontró la Coyolxauhqui, hecho que dio paso a posteriores excavaciones y descubrir así el templo que se creía perdido.Exterior of the Templo Mayor IMG 7059

Recinto Templo Mayor

El centro es un lugar lleno de cosas interesantes, tantas que abruma un poco, uno se topa con un museo o lugar interesante a cada dos cuadras o menos, ese día pude visitar antiguos conventos y colegios, como el Colegio de san Ildefonso, a un par de cuadras de catedral, el Museo de las Constituciones, la iglesia de Nuestra Señora de Loreto, el Museo Nacional de las Culturas, el Museo de Hacienda, luego Caminar un poco más hasta llegar de nuevo a la Alameda, donde se encuentra el Hemiciclo a Juarez y por fin llegar a mi hotel. Pasé cerca de al menos 8 museos más y otros tantos lugares que pude visitar, pero no se puede hacer tanto en tan poco tiempo, esta ciudad requiere una visita especial.

 

Anuncios