El ritmo de la propia vida

Tomado del Libro del Fenix.

Si quisieras vivir eternamente tarde o temprano te encontrarás completamente solo, porque la vida tiene un ritmo, este ritmo depende de cada persona y debe aceptarse y vivir de acuerdo a él. El ritmo de la vida no debe alterarse porque esto tiene consecuencias indeseables a largo o a corto plazo.

Para encontrarse y adecuarse al propio ritmo se deben seguir las siguientes reglas.

1.- No holgazanear.- El cuerpo necesita un descanso justo de acuerdo a la carga de trabajo y al propio metabolismo, alterar esto conlleva a una mala salud física y mental.

2.- No hacer más de lo que nuestro cuerpo soporta.- El cuerpo necesita trabajar para mantenerse sano, esto involucra también al cerebro, la mente, pero el exceso de trabajo provoca decadencia en el desempeño y posteriormente enfermedad.

3.- Autoconocimiento.- Se necesita tener consciencia de lo que podemos o no hacer, de cual es nuestro ritmo de crecimiento, sea físico, mental o espiritual, la ignorancia de esto nos hará fallar o no hacer las cosas del todo bien, debemos apreciar nuestras fortalezas y aceptar nuestras debilidades para poder lograr nuestros obetivos.

En resumen, el equilibrio en nuestro ritmo de vida lo obtenemos mediante el autoconocimiento, evitando la pereza y a su vez evitando el trabajo excesivo.

Anuncios