La sociedad del ruido

Podemos definir al ruido como “alboroto o mezcla confusa de sonidos”, así pues, cuando salimos a la calle y prestamos atención a nuestros oídos nos daremos cuenta que llegan sonidos por todos lados, cuando vamos al campo notaremos una gran diferencia en cuanto a la naturaleza de los sonidos que llegan de nuestro alrededor, son más armoniosos y menos fuertes.

En nuestra sociedad, a la que por mucho motivo no puedo o no me atrevo a llamar “civilización”, parece que no soportamos el silencio. Basta con que salgamos a caminar al centro o ir a una tienda o a un bar y nos daremos cuenta que todo es ruido. Si vamos a una fiesta nos toparemos con que la música es tan fuerte que impide que podamos platicar sin gritar. Parece que odiamos la tranquilidad, creo que la gente está segura que por poner música vulgar a todo volumen nos nacerá un deseo irresistible por ir a comprarles lo que sea que estén vendiendo. En realidad no comprendo por qué algunas personas creen o sienten que un carro que hace mucho ruido es más atractivo o por qué la música puesta a un volumen tan alto que duele se escucha mejor.

Encontré un par de entradas de algunos que opinan lo mismo que yo. Las comparto:

Creo que nuestra sociedad se ha hecho adicta a los estímulos y para muchos algo de música no es suficiente, debe ser más para poder sentir algo, así como las drogas.

 

 

Anuncios