Malditos coches salvajes

Hace tiempo escribí sobre la obesidad de los coches, o al menos eso era lo que recordaba haber escrito, pero parece que no. La idea aquí reside en cómo los autos han aumentado su tamaño con el paso del tiempo, como puede verse en la imagen, un FIAT de antes es mucho (muchísimo) más pequeño que uno de la actualidad, pero, ¿a qué se debe?

fiat-500-old-and-new

Quizá a que ahora somos más gordos, pero en realidad a que las normas de seguridad hoy en día son mucho (muchísimo) más estrictas. Ahora los autos deben absorber los impactos, tener bolsas de aire, mecanismos de control de frenado y tracción, sistemas anticontaminantes y demás.

Pensando un poco sobre todo esto, hoy que gracias a Dios está lloviendo, veo cómo los coches siguen circulando a la misma velocidad de siempre, salpicando a la gente y confiando plenamente en que su coche se comportará exactamente igual que si estuviera seco y soleado. Honestamente creo que para ese tipo de personas es que los coches deben tener tantos sistemas de seguridad, porque los fabricantes deben responder a la imprudencia de los consumidores.

Actualmente andar por la calle implica cuidarse de los autos, si llueve te salpicarán, si cruzas sin cuidado te atropellarán, si no los alimentas dejarán de funcionar y mucho cuidado con los fluidos que los hacen funcionar, aceite, anticongelante y gasolina, ya que si los ingieres te matarán… Malditas bestias salvajes, ¿cuando las calles dejaron de pertenecernos a nosotros para pertenecerles a ellos? ¿Cuando nos volvimos tan dependientes de esas malditas bestias?

No se me malinterprete, me gustan los coches, me gustan mucho de hecho, como obras de arte en movimiento son piezas exquisitas, pero también creo que son un exceso, ícono de la decadencia de nuestra sociedad. Con exceso me refiero a que nuestros hábitos imprudentes han convertido a estas piezas de arte en unos mounstros embajadores del consumismo desmedido. ¿Quién diría que la hermosa VolksWagen Tipo 2 dejaría de producirse por ser lenta y no cumplir con las nuevas normas de seguridad?

wanda6

Todo esto, todas estas medidas son porque queremos ir más rápido de lo que debemos, porque únicamente pensamos en el destino y no nos atrevemos a disfrutar del camino. Poseemos autos capaces de ir a velocidades a las que nos resulta imposible pensar (a menos que seamos  profesionales de la velocidad)  cuando el promedio de velocidad en una cuidad ronda los 22km/h en una ciudad como Guadalajara en México. La mayoría de las personas nunca sale a carretera y si viajan suelen hacerlo en camión o avión, la mayoría del tiempo es un exceso andar de aquí para allá montados en bestias tan agresivas.

 

Para leer más:

http://8000vueltas.com/2010/11/07/el-fin-de-los-coches

https://cochesclasicosdehoy.com/2013/03/17/clasico-vs-moderno/

https://www.informador.mx/Jalisco/Baja-velocidad-promedio-en-calles-de-la-metropoli-20150825-0185.html

https://www.reporteindigo.com/reporte/guadalajara-vez-lenta-velocidad-promedio-en-auto-22-km-h/

Anuncios