Gente, malditos bastardos

Siempre los optimistas tratarán de pintar lo más bello de la reza, la especie dominante, cúspide de la evolución, la cúpula, la élite de los seres vivientes… Hay días en los que me resulta muy cansado vivir en este país, las calles están sucias y siempre tengo que estar recogiendo la basura que se mete en mi porche; yo nunca tiro basura en la calle y aun así tengo que estar recogiendo la de otras personas. Las reuniones en mi casa son tranquilas y aun así tengo que soportar el ruido de los vecinos, nunca dejo mi auto en la cochera de nadie y aun así tengo que estar pidiendo permiso al imbécil de mi vecino para poder salir.

Luego llegan esos días en los que estoy cansado de tanta mierda y tengo que actuar como un patán, porque ahora hasta el vecino me reclama que le hice quitar su coche de mi cochera y al final no salí.

Desgraciadamente en este condenado país el orden es escaso y la ley es dura con el que menos tiene. Ayer caminaba por la avenida y me tocó ver a otros vecinos (familia cabeza de caca) que pusieron un juego inflable en la avenida, mas aparte la asquerosa música que escucha esa clase de personas a un volumen tal que a 30 metros seguía aturdiendo.

Admito que me siento muy cansado, nuestra sociedad es principalmente una tribu de salvajes ignorantes que no tienen la mínima noción de lo que es el respeto por sí mismos y mucho menos por los demás.

train passing
Photo by H. Emre on Pexels.com
Anuncios