El principio del minimalismo

Por alguna razón que desconozco muchos tienen (o tenemos) la tendencia a acumular, acumulamos objetos, compromisos, gastos, etcétera. Pero eventualmente adquirimos un ritmo con cargas insostenibles, nos obligamos a trabajar más y más para mantener ese ritmo, luego las familias se desacoplan porque papá y mamá “tienen que trabajar todo el día” para mantener su “estilo de vida”, siendo menos dramático se puede vivir mucho menos estresado si se mantiene  un tren de vida adecuado. Así que, me atrevo a dar unos cuantos consejos para tratar de vivir mejor.

Hagamos inventarios de nuestras vidas periódicamente

Inventario de gastos

Los gastos deben separarse en fijos y variables, donde los fijos generalmente son los servicios que pagamos mas tras mes  o las cuotas que se pagan regularmente y los variables son las comidas, las salidas, la ropa, etcétera.

Inventario de gastos fijos

Muchas veces y casi me atrevo a decir que siempre dejamos de tener una idea clara del conjunto de gastos que tenemos. Por lo tanto es una buena idea anotar TODOS los gastos fijos que tengamos, por ejemplo, un día descubrí que me cobraban casi $200 por mes por un seguro de vida del cual ya no tenía memoria. Los esquemas de cobros domiciliados a la tarjeta de crédito pueden ser una trampa para la memoria y un pozo sin fondo para nuestro dinero. Entonces pues, al hacer un inventario de los gastos fijos podremos tener una idea muy clara de qué servicios estamos pagando y eliminar o ajustar los que no usamos realmente, como el día en que mi esposa y yo sacamos la relación de la cantidad de horas de TV por cable que mirábamos contra lo que costaba al mes y decidimos cancelar el servicio, fue un alivio tremendo para mi cartera.

Inventario de gastos variables

Este es más difícil de hacer, porque se requiere conservar todos los tickets o llevar una bitácora, ahí conviene hacer una relación de cuanto se gasta en cosas indispensables contra cuanto se gasta en cosas no esenciales, si vemos que la relación supera el 80/20 tenemos que pensar muy bien en cuidar mejor el dinero. Realmente puedes darte cuenta de cosas muy interesantes, como el día en que descubrí que por ahorrarme el viaje a casa dos días por semana gastaba más de la 5ª parte del gasto semanal comiendo fuera. Eso ya superaba mi 80/20.

Inventario de nuestros bienes

Este seguro que a todos nos ha pasado que compramos una bagatela y tiempo después descubrimos que ya teníamos otra cosa igual o parecida. Como ejemplo pondré que en alguna ocasión compré una película que me gusta mucho y me dieron ganas de verla, cuando llegué a casa descubrí que ya la había comprado hacía tiempo. Es muy saludable, muchísimo más de lo que se piensa que cada cierto tiempo vaciemos los cajones y armarios y separemos las cosas que usamos como mínimo una vez cada año y descartemos todo aquello que haga más de un año que no usamos. Digo, si son cosas que ya ni recordábamos que teníamos definitivamente no es algo que necesitemos. Esas cosas que están ahí guardando polvo bien podría servirle a otra persona, al sacarlas de nuestras casas tendremos espacios más limpios y ordenados y limpiaremos nuestros hogares de malas energías. En serio, es muy revitalizador hacer purga de las cosas que no necesitamos, además de que nos refresca la memoria de donde guardamos ciertas cosas que son fáciles de perder, como los empaques de repuesto o los fusibles.

Eliminar las cosas y gastos innecesarios

Como lo mencioné atrás, el objetivo de hacer los inventarios no es para ver qué hace falta sino para ver qué está demás. Así que se deben eliminar todas aquellas cosas duplicadas o que no se les haya dado uso en mucho tiempo. Hay una infinidad de cosas que nos pueden estar minando el dinero y la energía mental sin que seamos conscientes de ello.

  • Seguros – a los bancos les encanta vender (a veces sin avisar de forma clara) seguros de x o y cosas por cada cuenta o préstamo que tengamos, a veces tenemos varios seguros de vida y nosotros ni cuenta
  • Cargas fiscales – ejemplo, tenemos tres autos y realmente usamos dos, teniendo un vehículo parado aun así se pagan impuestos por ello, es decir, gastamos extra por mantener cosas que no usamos, lo mismo puede ocurrir con muchas otras cosas, si se pagan impuestos o se gasta extra por bienes que no generan dinero estamos despilfarrando
  • Líneas telefónicas – vale, conozco gente que tiene varias líneas telefónicas para uso personal, aunque también se puede revisar el tipo de plan tarifario que estamos pagando y descubrir que hay otros mejores incluso a la mitad de precio, como el día en que cambié de un “ilimitado” por $400 a otro de 1.5GB a $200 y la verdad es que en varios años nunca se me han acabado los datos y con el supuestamente ilimitado a medio mes me comentaban a restringir la velocidad
  • Ropa – seamos sinceros, hay ropa que jamás nos volverá a quedar y otra que primero se van podrir antes de que vuelva. estar de moda, mejor hacer espacio para tener más limpios nuestros armarios
  • Comida de más – como yo lo veo, cada vez que algo se hace malo y lo tenemos que tirar es lo equivalente a echar billetes en el bote de basura, si la comida se nos echa perder es claro que compramos más de lo que necesitamos
  • Equipo y materiales viejos – típico que sacamos el pegamento para hacer una reparación y este ya está seco, los hombre sobre todo tenemos la tendencia a guardar montones de materiales o equipos que no volvemos a ver hasta que ya están obsoletos

Hacernos el hábito de inventariar, reducir y eliminar

Este es un hábito muy saludable, inventariarlo todo de vez en cuando, hasta los contactos del celular, luego tenemos a personas que ni recordamos quienes son. Inventariar nuestros gastos, nuestros objetos, y demás. De esta manera podremos ver qué gastos y cachivaches tenemos de más para posteriormente eliminar lo no importante y/o replantear nuestros gastos. Este hábito eventualmente se lleva más allá ya que se convierte en un modus, luego de forma automática comenzaremos a eliminar compromisos y actividades que no hacen más que socavar nuestra energía, eliminar a las personas que no tienen un aporte positivo en nuestras vidas, eliminar actitudes que no nos redituad en un mayor bienestar, etcétera. Este es el principio del minimalismo, no tener poco, sino no tener demasiado.

 

Anuncios