Algo que amo del mundo del desarrollo de software es que es una meritocracia. Respetamos a todos por ser quien son, no por su vestimenta. Aquí la jerarquía se logra en medida de los logros profesionales y aportaciones a la comunidad.

Anuncios