La vida en el ruido

Conduzco rumbo a casa, es de noche y un auto viene con las luces altas, de esas de led azul que calan tanto. Por fin en casa y los vecinos tienen fiesta, cierro todas las ventanas y su música es tan ruidosa que aun así se escucha adentro de mi casa. Luego una reunión, llegan los amigos y nos ponemos a platicar, después de un rato te das cuenta que todos queremos imponer nuestra opinión.

Parece que nos hemos quedado sin sentidos, queremos el volumen más alto, hablar más alto, hacer el día de la noche, más sabor en la comida. Sobrecargando nuestras sensaciones, nuestras emociones…

A veces siento que vivo rodeado de tanto ruido, de tanta sobrecarga. No sé por qué no nos podemos conformar con poco.

Anuncios